Se queda la Sierra sin médicos ni maestros, por guerra entre grupos criminales

 

*También se ha impedido el paso a elementos de protección Civil

 

BERNARDO TORRES/API
CHILPANCINGO, GRO.


Grupos de la delincuencia organizada que se disputan el territorio, la siembra y distribución de droga, y que en las últimas semanas han protagonizado enfrentamientos armados, están provocando el aislamiento de importantes zonas, forzando la retirada de maestros y médicos.
Suspensión del transporte público y el cierre de caminos rurales en las colindancias de los municipios de Heliodoro Castillo, Chilpancingo, Eduardo Neri y Leonardo Bravo, es con lo que se han topado también grupos de religiosos y las corporaciones de Protección Civil, que buscan llegar a las localidades.
La semana pasada, autoridades educativas instruyeron de manera informal a los docentes que prestan sus servicios en dicha zona, que suspendieran las clausuras de fin de cursos a celebrarse a finales de este mes, y que se limitaran a evaluar y posteriormente entregar boletas y otra documentación.
La instrucción se da luego de varios enfrentamientos y ataques armados en las localidades del municipio de Leonardo Bravo y Chilpancingo, y donde de acuerdo con videos e imágenes difundidas en redes, los grupos de la delincuencia se desplazan con total impunidad.
Trascendió que maestros que no pudieron salir de las comunidades de la sierra tras la suspensión del transporte público, tuvieron que buscar salidas alternas hacia Mezcala o permanecer en las localidades hasta que haya la forma de trasladarse al centro de la entidad.
La misma suerte han corrido los médicos y enfermeras asignados a los diferentes centros de salud, quienes al no tener las condiciones y toparse con los bloqueos carreteros instalados desde la semana pasada, han optado por no acudir a sus centros de trabajo.
Se tuvo conocimiento que el viernes pasado, también se impidió el paso a elementos de la Secretaría de Protección Civil del Estado, que se disponían a entregar el alertamiento al municipio de Heliodoro Castillo, por la cercanía de la Tormenta Tropical “Carlotta”, pero el camino hacia Tlacotepec estaba bloqueado con árboles derribados.
Profesionistas que de manera anónima han denunciado la situación, refieren que el tramo más peligroso es la zona de Filo de Caballos, la carretera hacia Tlacotepec, las comunidades de Izotepec, Yextla, Polixtepec, y las que se encuentran en la ruta de Chichihualco.
También refieren que la presencia policiaca o militar es nula en toda la zona de Filo de Caballos, hasta Xochipala, por lo que no hay ninguna garantía de seguridad para los pobladores, ni para quienes usan dichas vías de comunicación, dejándolos a merced de las bandas criminales.

El Gobierno del Estado, y el Grupo de Coordinación Guerrero, no han informado respecto a esta situación, sin embargo, en días pasados el Obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel, dio cuenta de la desolación que hay en las comunidades de la Sierra.