No quiere confrontación con la Iglesia, dice Astudillo


VANESSA CUEVAS/API
CHILPANCINGO, GRO.


El Gobernador del Estado, Héctor Astudillo Flores dijo que "no abonará a temas de confrontación y de exhibir al estado" con declaraciones en contra de la iglesia, pues, aseguró, solo buscará que se resuelva el asesinato de los dos sacerdotes de Guerrero.
Esto luego de que el obispo Salvador Rangel Mendoza, declaró que no está satisfecho con los resultados de la reunión con el gobernador, Héctor Astudillo Flores, y advirtió que lo estará hasta que las autoridades aclaren el móvil del crimen de los sacerdotes Germaín Muñiz García e Iván Añorve Jaimes, exigiendo  que las autoridades digan quién los asesinó y que aprehendan a los asesinos.
Al respeto, el mandatario señaló que no abonará a entrar en confrontación con la iglesia, y dio a conocer este lunes en entrevista radiofónica, que hay avances importantes en las investigaciones del asesinato de los dos padres Germaín e Iván.
Dijo esperar que "en muy poco tiempo se tenga información precisa de quiénes fueron los asesinos de los sacerdotes", además de saber en dónde están los autores materiales e intelectuales.
Ante las críticas y reproches que ha hecho el obispo de la Dioses Chilpancingo-Chilapa, en contra del Gobierno del Estado; Astudillo expuso: “El gobernador lo único que puede decir es que yo no abonaré más que a tratar de que se resuelva este tema, que es de una investigación de quien realizó estos asesinatos, por su puesto, mi expresión clara y contundente, que de mi parte son cosas que uno no quiere que pasen”.
Sin mencionar nombres, el ejecutivo estatal lamentó que haya personajes que han hecho declaraciones sobre el tema de la violencia en lo local e internacional. El comentario fue en clara alusión al obispo de la Dioses Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza.
“De mi parte como gobernador, no creo que sea bueno que yo abone a la confrontación, que yo abone a este camino que sin duda ha provocado un escándalo, yo  prefiero asumir una conducta prudente y esperar, y hacer todo lo que me corresponde para que tratemos entre todos de encontrar resultados”, expuso.
Esto luego de a que a principios del mes de febrero se dio a conocer una entrevista que concedió el obispo Rangel al periódico internacional Español, “El país” en la que habla de la situación de violencia en el estado de Guerrero. El padre cuenta en esta entrevista cómo es su trabajo en una de las zonas más violentas de México después de que asesinaran a balazos a dos de sus sacerdotes.