El Voyerista

Alfredo Guzmán

 

¿Bienvenidos al mundo real?

 

Toda acción, tiene una reacción: Ley de la física.
Pero hay de respuestas a respuestas. El pasado lunes un grupo de campesinos indígenas de Cochoapa, tomaron las instalaciones del Congreso de Guerrero y varios diputados, incluido Servando de Jesús Salgado Guzmán, se apersonaron ante ellos. La presión, el agobio, y la falta de alimentos y el hecho de que mujeres que demandaban salir y se encontraban atrapadas, provocó tensión y jaloneos.
Esto en otros momentos era cotidiano.
En el ínter, donde surgieron propuestas y respuestas de diálogo. Resalta la realizada por el diputado del PT, pero ahora arropado por Morena. “Si es que no quieren dialogar, que no quieren comisiones y vienen aquí a poner el desorden y lo que va a suceder es que vamos a pedir a los antimotines, cosa que no queremos hacer, pero si ya vienen consignados por Heriberto Huicochea entonces sí que se haga responsable de lo que suceda aquí”. Zas.
La amenaza directa, no hizo efecto, pues a los indígenas no les importó.
El caso es que esa mentalidad intolerante ha provocado muchos conflictos, luego de que la policía en ocasiones ha provocado más desmanes que los que quiere resolver. Ejemplos en Guerrero, hay muchos.
Ayer, en su discurso oficial relacionado con la masacre de hace 50 años en Tlaltelolco, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, dijo, palabras más palabras menos: “La masacre de Tlaltelolco, fue producto de una política intolerante, y en los hechos habremos de establecer que esa política se terminó con la llegada de nuestro gobierno.” Zas.
Así es que serenidad y paciencia mis queridos Solines. Y conste que esto apenas empieza.

¿Sin prisas para
las Comisiones?

Pablo Amilcar Sandoval Ballesteros, presidente de la Junta de Coordinación Política de la LXII Legislatura Local de Guerrero, no tiene prisa para que se defina quiénes serán los que conformen las diversas Comisiones en el Congreso. Y manda el balón a la cancha de los partidos contrarios a Morena, para que propongan a sus candidatos.
Los partidos tienen a sus candidatos, pero los acuerdos aún no llegan. Ya llegarán y no pasa nada.
Y será hasta que haya humo blanco, con el aval de todos los partidos, cuando ahora sí, la LXII Legislatura de Guerrero inicie a elaborar los cambios que Guerrero necesita, no antes.

¿En buenos
 términos?

La reunión que habrán de celebrar este miércoles el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, los diputados federales y locales, los senadores y funcionarios del gabinete del estado, incluidos mandos militares, con el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, será para establecer ejes de coordinación que permitan trabajar por el beneficio de los guerrerenses.
El mensaje es para quienes aún se hacen bolas y quieren hacer olas en un estado, donde los tsunamis aún no llegan, pero donde las lluvias torrenciales, en ocasiones son catastróficas.
Luego entonces, será para eso y quien no sepa leer, en breve se dará de topes solito.
Es evidente que la comidilla del evento pueden ser los cambios tersos que han ocurrido en Guerrero. Pero en donde los diputados de Morena, ya aplican llaves de lucha prohibidas, combinadas con torniquetes y piquetes de ojos a su propia presidenta municipal Adela Román Ocampo, en busca de crecer a río revuelto.
Otro elemento es el relativo a la toma de la comandancia de la policía municipal de Acapulco, donde se requisaron armas no autorizadas, hay faltantes no reportadas y se detuvo a dos mandos operativos que fueron consignados a las autoridades, por el delito de homicidio.
Sobre el tema donde participaron corporaciones como la Secretaría de Marina, Ejército Mexicano, Policía Federal, Policía Estatal y personal del Fiscal, Jorge Zuriel de los Santos Barrila, se detuvo a Luis Fernando N. (a) “El Fénix” y a Bryan Antonio N. (a) “El Bryan”, quienes se desempeñaban como mandos policiacos municipales de Acapulco, acusados de doble homicidio.

La noticia es que a ambos mandos policiacos, el martes, el Juzgado de Primera Instancia del Ramo Penal de Iguala, les dictó auto de formal prisión. Y eso si es una nota que sin duda dará mucho de qué hablar. Abour.