Curas asesinados no eran narcos, corrige el gobierno estatal

 

 

FRANCISCA MEZA CARRANZA
QUADRATÍN/CHILPANCINGO, GRO.


El vocero del Grupo de Coordinación Guerrero Roberto Álvarez Heredia informó que después de profundizar en la investigación y de desahogar diversas pruebas en el caso del asesinato de los dos sacerdotes en Taxco, se determinó que no pertenecen a ningún grupo de la delincuencia organizada.
La conferencia en la que no se permitieron preguntas se dio la tarde de este lunes tras la reunión del gobernador Héctor Astudillo Flores con el obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, y el arzobispo de Acapulco Leopoldo González González, en Casa Guerrero.
Contrario a las afirmaciones hechas anteriormente por el fiscal Xavier Olea Peláez, Álvarez Heredia dijo que en la fiesta del pueblo a la que acudieron “numerosos asistentes”, existió un incidente con uno de ellos, que estaba en estado inconveniente, el cual, precisó, no fue ocasionado por los sacerdotes o sus acompañantes.
El vocero dijo que con relación a la carpeta de investigación número 12050410200051050218 por los hechos del 5 de febrero de 2018, se han realizado importantes avances en la investigación para determinar el móvil y lograr en su momento la identificación de los agresores.
Dijo que se siguen diversas líneas de investigación en las que se tienen como prioritarias las ya señaladas. “El gobierno del estado y la Fiscalía General de Guerrero son los más interesados en el esclarecimiento de los hechos, en la detención y el juzgamiento de los responsables de este lamentable crimen”, expuso.

Informó que de los cuatro acompañantes de los sacerdotes, tres están en buen estado de salud y el restante es debidamente atendido en el hospital del ISSSTE en Acapulco.