Guerrero en manos de comunitarios y muchos sirven al crimen: obispo

43

*Alerta Salvador Rangel que hay un grupo que busca ingresar a Chilpancingo por el corredor de Ocotito

ALEJANDRO ORTIZ/BP

CHILPANCINGO, GRO.

Por la toma de Xaltianguis, Acapulco, el obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza afirmó que “todo Guerrero está en manos de la llamada Policía Comunitaria”.

Luego de la misa dominical en el municipio de Chilapa de Álvarez, el prelado advirtió que muchos de los grupos que se autonombran como policías comunitarios sirven al crimen organizado y llamó al gobierno a que sean ellos quienes tomen el control de los pueblos.

“No es tanto que defiendan a su pueblo sino que defienden territorios para poner el trasiego de drogas con más libertad”, dijo.

“Ojalá que el control de estos pueblos lo pueda tener la autoridad porque son los únicos que tienen el deber de proteger a los pueblos y no con seudo guardianes que buscan sus intereses”, señaló el obispo.

El martes pasado, integrantes del Frente Unido de Policías Comunitarias del Estado de Guerrero tomaron la comandancia de la UPOEG en Xaltianguis y expulsaron al grupo armado de Bruno Plácido Valerio.

El mismo grupo es el responsable de la toma de varias localidades en la sierra de Leonardo Bravo, que ocasionó el desplazamiento forzado de más de 2 mil personas durante el mes de noviembre del 2018.

Al respecto, Salvador Rangel Mendoza alertó que ese grupo -que hace algunos meses emplazó al gobierno estatal a detener al Cartel del Sur-, intentará ingresar a Chilpancingo a través del corredor del valle del Ocotito, aprovechando la conexión que tienen ya desde Xaltianguis hasta Tierra Colorada.

Y es que, de acuerdo con el líder eclesiástico el grupo de comunitarios -relacionados con un grupo delictivo en la Sierra- no ha podido ingresar a la capital de Guerrero por la parte norte y ahora buscan llegar a través del corredor a Ocotito.