Maestra de Barajillas, Cuajinicuilapa, desmiente acusaciones en su contra

205

FRANCISCO JAVIER HERNÁNDEZ

CUAJINICUILAPA, GRO.

Lizbeth Guerrero Martínez, maestra del Jardín de Niños “Manuel Acuña”, ubicado en la localidad de Barajillas, municipio de Cuajinicuilapa, desmintió categóricamente las acusaciones hechas en su contra por vecinos de esta localidad, quienes la señalaron de golpear constantemente a su hijo.

Haciendo uso de su derecho de réplica, la docente señaló que en referencia a la nota que se publicó en este medio el pasado lunes 8 de junio titulada -Denuncia a maestra copalteca por maltratar a su hijo-, “Todo eso es una mentira, desde el principio, para empezar mi nombre dado a conocer en la nota no es el correcto, mi nombre es Lisbeth Guerrero Martínez”.

“Repito, todo eso es una falsedad, mi hijo no es agredido diariamente como lo comentaron algunos vecinos, yo desconozco quien me haya demandado por esta situación”.

_¿A qué atribuye las acusaciones en su contra?

_Mire, sí hay un acontecimiento, en días pasados yo corregí a mi hijo, sí le di unas nalgadas a mi hijo y fue todo. Hay unas personas que me demandaron de manera anónima en el DIF de Cuajinicuilapa, vienen las personas, me hacen una primera visita el pasado viernes 5 de julio y me hacen la invitación para que yo evite este tipo de agresiones o la forma de corregir a mi hijo, me invitan a un apoyo psicológico, el cual yo acepto, se retira el personal del DIF, pero a los 20 o 30 minutos llegan con una patrulla, me rodean la casa y me piden revisar a mi hijo Oscar.

_¿Fue el personal del DIF quien regresó con la patrulla?

_Sí, acompañados de la Policía Municipal y un médico de ahí, revisan a mi hijo y no me lo retiran, ni me amenazan que me lo van a quitar, nada. Entonces, una de las personas que se llama Guadalupe Herrera se lleva un acta a Ometepec, donde dice que vino a revisar a mi hijo, y al día siguiente piden que me presente en Ometepec.

_¿Quién es Guadalupe Herrera?

_Creo que es la directora del DIF Municipal.

Yo esa misma tarde le hablé a mi licenciado para que me oriente, él me dice que de primera no me iban a quitar a mi hijo y que tampoco tenían por qué dejar personal armado en mi domicilio, pues no era un delito grave, el licenciado interviene por mí y las personas se retiran de mi domicilio. Yo no hice una amenaza de denunciarlos ante los Derechos Humanos, el licenciado tiene conocimiento de esto, pero claro que era una violación a mis derechos porque llegaron con armas y me rodearon toda la casa. Yo permití que revisaran al niño, y considero que no le encuentraron lesiones graves como para una denuncia de este tamaño.

_¿Se retiraron así como si nada?

_Me notificaron que me tenía que presentar ante el Ministerio Público en Ometepec, voy y rindo mi declaración, les dije que lo revisó el médico legista

_¿Esto fue el sábado?

__Sí, el sábado, pero el Ministerio Público no me dijo que se me iba a retirar el niño porque estaba agredido, al día siguiente (domingo) voy con el psicólogo y ahí me dice que él no sabía por qué me estaban haciendo esto, porque el niño está perfecto, no hay nada en él

_¿Quién cree que está detrás de todo esto?

_Yo considero que no tengo problemas con ninguna persona de la comunidad, en la casa que estoy viviendo tengo 15 días de haber llegado y con ninguna persona había tenido problemas, ni con compañeras de la escuela, pues de hecho todos me saludan muy bien, yo de verdad desconozco los motivos por los que tomaron esta situación de la forma de corregir a mi hijo.

_Sobre los señalamientos en su contra, de que en ocasiones se presentaba usted en estado inconveniente a la escuela, ¿Qué me puede decir al respecto?

_Eso es totalmente falso, porque yo me considero una de las maestras más responsables de las cuatro, las otras muchachas son solteras, no tienen hijos, yo siempre he actuado con responsabilidad hacia mis alumnos, con cariño, con respeto y dedicación, al igual que con los padres de familia, incluso todos los padres del jardín de niños me saludan muy bien y considero que eso es algo a mi favor, porque los papás que me han venido a visitar me han dicho que me apoyan y están dispuestos a hacer una marcha, yo les he pedido tranquilidad, porque ellos también están inconformes con esta situación.

_Se tuvo conocimiento que un padre de familia organizó una reunión donde se le solicitó que cambiara su actitud, ¿Es verdad?

_Sí se llevó a cabo una reunión, fue el licenciado Eliazit Constantino Gallegos Zavaleta, él convocó a la junta porque ciertamente había inconformidades por parte de los padres de familia, por situaciones que prevalecían en el jardín de niños, como el desayuno, que las compañeras maestras llegan muy tarde, siendo nuestro horario de 8:30 a 12:30, que se retiraban temprano, que dejaban ir a los niños solos, porque hubo algunos actos entre los niños y las maestras no se dieron cuenta. ¿Qué era lo que estaba pasando en el jardín?, esa era la inconformidad

_¿Esta asamblea nunca fue en contra suya?

_No, fue en contra de todas, nunca señalaron a una de las maestras, el tema fue en general y para todas, porque sí había inconformidad, pero nunca se tocó el tema de que la maestra Lisbeth llegaba borracha o llegaba cruda, eso nunca fue así, de hecho, yo nunca he llegado tomada o cruda a mi centro de trabajo, soy la maestra que llega más temprano y se retira al final, no soy la directora, pero mi responsabilidad me indica que tengo que supervisar el bienestar de mis alumnos dentro del jardín.

_¿Entonces por qué este ataque en su contra?

_Mire, yo no tengo esa información a ciencia cierta, hay rumores en la comunidad de que son unas vecinas que viven atrás, yo ni las he enfrentado ni les he preguntado de manera directa porque a mí no me consta. Está fuera de mis competencias irme a tutear o señalarlas porque a mí no me consta, no tengo argumentos suficientes para señalar o acusarlas de que ellas fueron, tengo las sospechas de quiénes fueron, porque la noche que yo le di de nalgadas a mi hijo, fueron dos vecinas a tocarme la puerta y gritaban “profa, profa”, mi pareja sale por una leche para los niños y le preguntan qué pasó con la maestra, él omite darles una respuesta y creo que de ahí viene la inconformidad de estas personas, porque no les quisimos dar información, porque es una situación familiar y privada, no tienen por qué enterarse, yo creo que de ahí es la molestia, porque se les negó la información, y resulta que a los dos días de este hecho vienen las del DIF.

Ahora el personal del DIF me dice que cada 15 o 20 minutos les están marcando para decirles que yo le estoy pegando al niño, cosa que es mentira, porque ellos en una de las ocasiones nos encontraron desayunando y en otra ocasión no estábamos en el domicilio, en otra mis hijos ni siquiera estaban en la casa, entonces no hay evidencias de que yo esté agrediendo a mi hijo constantemente, por eso yo le repito que toda la información que se publicó es totalmente falsa

_Ante esta situación, ¿Qué exhorto le haría a sus vecinos y padres de familia?

_Como ahorita ya se metieron en la situación laboral, yo hago la invitación a los padres de familia a que sigan confiando en mí, no hay nada que temer, porque yo siempre me he preocupado por los aprendizajes, por el bienestar emocional de mis alumnos que son sus hijos, por lo que pueden seguir confiando y trabajar conmigo para el siguiente ciclo escolar, porque yo tengo muchas ganas de seguir trabajando, apenas es mi primer medio ciclo escolar, no tengan temor a que yo haga algo malo, por lo que seguiré trabajando y dando lo mejor de mí, y como madre de familia yo garantizo que la integridad de mi hijo es estable, ¿Por qué?, porque yo he sido padre y madre para mis hijos y he trabajado por mucho tiempo para darles lo mejor a mis hijos, mis hijos de alguna manera tienen que ser educados, a lo mejor no es la mejor manera educarlos con nalgadas o que yo les pegue, pero tengo que poner límites, normas y reglas en mi casa, porque quiero hombres de bien.