En Apaxtla hay restricción de horarios, no toque de queda: Astudillo

17

FRANCISCA MEZA CARRANZA

QUADRATÍN CHILPANCINGO

El gobernador Héctor Astudillo Flores admitió que hay restricciones en horarios en las noches en el municipio de Apaxtla, pero negó que se trate de un toque de queda.

En entrevista dijo que lo que sucede es una determinación de actores de ese municipio para disminuir el alcoholismo y la drogadicción; consideró que al avisar que se cerrarían temprano los establecimientos, los medios manejaron toque de queda, sumado al comunicado del grupo de autodefensa que circuló en redes sociales.

“No hay nada más que lo que habido, hay una determinación de disminuir horarios, enfrentar el alcoholismo, para disminuir, eso es lo que hay, no hay otra cosa, no hay absolutamente nada más. Yo creo que se ha hecho un, lo voy a decir con todas las palabras, se ha hecho un excesivo comunicado de algo que no tiene nada de anormal”, expresó.

Astudillo Flores insistió en que se debe ubicar lo que ocurre que, reiteró, es ser más rigurosos con los horarios, pues un toque de queda es un asunto extremo.

En otro tema, respecto a los apoyos federales por el paso de la tormenta tropical Narda, indicó que esperará que los tiempos institucionales corran; consideró que el estado está sin grandes problemas de comunicación, a pesar de que la mayor afectación fue en caminos y carreteras, pues ya se hicieron reparaciones provisionales, pero reconoció que se tienen que reconstruir.

Adelantó que durante la visita del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, el martes en La Unión, le informará lo ocurrido en Guerrero con las lluvias y la manera en que se actuó durante la contingencia.

Mencionó que se registraron dos muertes durante la contingencia. Repitió que el gobierno del estado se hará cargo de los municipios que no hayan sido incluidos en las declaratorias de emergencia y de desastre, como Copanatoyac y Tlacotepec, que a pesar de que son de los más afectados, no fueron aceptados en la lista.

En su discurso en los honores a la bandera el gobernador aseguró que Guerrero está en la normalidad tras las lluvias y que todas las afectaciones son canalizadas institucionalmente y que espera que de esa manera tengan respuesta.