Mujer se fuga de la comandancia de la policía ciudadana en Marquelia

374

FRANCISCO JAVIER HERNÁNDEZ

MARQUELIA, GRO.

Elementos de la policía ciudadana del Sistema de Seguridad y Justicia Ciudadana (SSyJC) de la UPOEG, lograron detener a un joven mujer que se fugó durante la mañana de este jueves 10 de octubre en Marquelia.

La joven fue identificada como Olga García Petatán, de 18 años, originaria de la localidad de Los Callejones, municipio de Juchitán, quien había sido detenida el pasado domingo por la tarde, luego de intentar sacar productos sin pagar de la tienda de conveniencia Vigs.

En un descuido, la joven logró fugarse y corrió en dirección a la Bocana, donde fue detenida minutos después de haberse escapado, a la altura de una huerta, siendo trasladada de nueva cuenta a las celdas de la comandancia de Marquelia.

Entrevistada al respecto, la joven señaló que intentó escapar aprovechando un descuido de los elementos de la policía ciudadana, pero dijo estar arrepentida de haberlo hecho, pues su proceso de reeducación podría alargarse por el intento de fuga.

Asimismo, la joven aceptó haber cometido el ilícito por el que fue detenida, “Yo la verdad si tomé varios productos que intenté sacar de la tienda sin pagar, la verdad he sufrido mucho con mi papá, quien me ha golpeado por cualquier cosa”.

Cuestionada al respecto, relató que ha sufrido mucho desde que nació, ya que su padre, Jesús García Pacheco, al saber que era una mujer la que llevaba en el vientre su esposa, la rechazó, al grado de no querer que naciera, dijo la joven.

“Mi papá se dedica a la venta de mangos, pero cuando mis hermanos le piden dinero para la escuela se niega a darles, yo apenas terminé la preparatoria, ya no seguí estudiando, mi mamá Minerva Petatán Chegüe se dedica a lavar ropa ajena para ganar un dinero extra para mantener a mis otros tres hermanos”.

Reconoció que era la primera vez que intentaba cometer un hurto, por lo que dijo estar arrepentida, asegurando que jamás lo volvería a hacer, por las consecuencias que hoy está pagando.

Por último expresó: “Mi papá antes tomaba mucho, hoy ya no toma porque según es cristiano, acude a una iglesia ubicada en la Finca, aquí en Marquelia, pero jamás ha cambiado su actitud con nosotros, los vecinos son testigos de lo que le estoy diciendo, y yo hoy me siento arrepentida de lo que hice”.