Socorristas de Cruz Roja rinden homenaje a Pedro Valentín

101

*El extinto paramédico de la Cruz Roja de Cuajinicuilapa, perdió la lucha contra la enfermedad que padecía

FRANCISCO JAVIER HERNÁNDEZ

CUAJINICUILAPA, GRO.

Socorristas de Cruz Roja de Cuajinicuilapa, rindieron un sentido homenaje a su ex compañero Pedro Eugenio Valentín Bernardino, quien luchó hasta el final contra la enfermedad que le aquejaba.

A este homenaje acudieron paramédicos de San Marcos, Marquelia, Ometepec, Tlapa de Comonfort, quienes estuvieron presenciaron el último pase de lista a su entrañable compañero.

Durante el homenaje, se leyó el siguiente mensaje en su honor:

La historia contemporánea de Cuajinicuilapa, estará ligada a la creación de Cruz Roja, Pedro Valentín representó la esencia de las formas de pensar y sentir del pueblo Afromexicano.

El gran cariño que por la institución profesó, pero no una institución burocrática alejada del dolor humano, sino una institución formada por hombres y mujeres que el dolor y el sufrimiento nos unió. Sin aspiraciones políticas ni ideologías absurdas, simplemente de hermano a hermano. Enseñando y aprendiendo a dar sin esperar nada a cambio.

Nos dijeron de todo, lo más suave es que nos hacíamos “patos” y lo entendemos, en esta gran desigualdad social y económica no se entiende por qué los patos le tiran a las escopetas.

Horas de desvelo, mal pasos, criticas, momentos de tensión, el escuchar el ruido ensordecedor de la sirena, el trafico imprudente, la entendible angustia de los familiares y del público expectante en un accidente o en una situación de emergencia, marcan la vida de un socorrista.

Y después Pedro, no nos pagaron el traslado, en la próxima nos ponemos a mano, ah, pero antes de que te vayas a descansar lava la ambulancia y le pones gasolina, y revisas el oxígeno, cierras las puertas y si hay algo te hablo, y tú siempre dispuesto.

Es la vida de todo socorrista voluntario y comprometido, llevar un herido en una ambulancia con dos o tres socorristas a bordo, viendo como disminuyen dramáticamente los signos vitales, como disminuye el contenido del oxígeno, de la gasolina, es un momento dramático y aún más cuando sabes que hay una pasajera extra que se subió a la ambulancia desde antes del servicio, y esta pasajera es nuestra eterna acompañante, “La Muerte”, no la invitamos, solo tenemos que espantarla con el conocimiento.

La vida sigue y los ejemplos perduran hasta que se desvanecen en la memoria colectiva, somos un instante y solo una oportunidad tenemos para vivir. Gracias por tu tiempo Pedro y por tus enseñanzas.

CRUZ ROJA MEXICANA